Saltar al contingut Saltar a la navegació

12A BIENNAL D'ART LEANDRE CRISTÒFOL

A CARGO DE CÈLIA DEL DIEGO, SOLEDAD GUTIÉRREZ Y ALEXANDRA LAUDO

ELENA AITZKOA / MAR ARZA / MADDI BARBER / LUZ BROTO / LUCÍA C. PINO / DO THE PRINT / FERMÍN JIMÉNEZ LANDA / LOLA LASURT / MARIONA MONCUNILL / OLGA OLIVERA-TABENI / MARIO SANTAMARÍA / IRENE SOLÀ / MARC VIVES

La Biennal d’Art Leandre Cristòfol es un evento que precede incluso al propio equipamiento del Centre d’Art la Panera. Se celebra cada dos años en la ciudad de Lleida, desde 1997, y en el marco de la Panera desde la creación de esta, en 2003. Con los años, la Biennal de la ciudad ha ido haciéndose un lugar destacado en el calendario artístico nacional, gracias a su doble objetivo: por un lado, presentar un estado de la cuestión de la creación contemporánea en un área de influencia más o menos amplia, que desborda las fronteras del estado-nación; y, por el otro, patrimonializar buena parte de las piezas expuestas y garantizar, así, la inyección estable de arte contemporáneo y emergente a la colección municipal.

Este año, y de acuerdo con los cambios que se implementaron hace un par de ediciones, la Biennal ha sido comisariada por un equipo formado por dos comisarias independientes, Alexandra Laudo y Soledad Gutiérrez, junto con Cèlia del Diego, directora del Centre. También han participado de la selección los responsables del proyecto Javelina —Jordi Antas, Roc Domingo y Antoni Jové—, encargados de escoger un artista del territorio entre los que integran el archivo del proyecto, y la responsable del centro de documentación —Anna Roigé–, que vela por la presencia de las artes gráficas y la edición en la muestra y selecciona un proyecto editorial, el cual también es incorporado o se amplía su representación en el fondo de ediciones especiales y de libros de artista de la Panera.

El planteamiento de la Biennal no es temático, sino nominal, en tanto que pone énfasis en unos nombres, en la selección de unos artistas, más que en unas obras determinadas. Por supuesto, también hay una selección cuidadosa de la obra o de las obras con que cada uno de estos artistas es representado en la Biennal, pero podría decirse que estos trabajos quieren ser, sobre todo, un detonante, una circunstancia que invite a revisar el conjunto de la práctica de estos creadores, y que los señale como agentes relevantes de la escena artística presente y futura. Aun así, es interesante que, a pesar de no haber escogido cada trabajo atendiendo al conjunto final resultante, sino a su especificidad y al hecho de que fueran obras recientes relevantes en la práctica de estos artistas, la selección final evidencia numerosos puntos de conexión, intersección y diálogo entre las piezas. A excepción de algunos trabajos fechados con anterioridad, la mayoría de las obras presentadas han sido realizadas entre 2019 y 2021, un tiempo que coincide en gran parte con la crisis pandémica. A pesar de haber sido terminadas en este período, las obras son el resultado de intereses y procesos de investigación y de trabajo de largo recorrido, empezados con anterioridad a la pandemia. Los proyectos expuestos no son reactivos, no ofrecen comentarios explícitos a la crisis que se inició poco después de la celebración de la anterior edición de la Biennal —y que posiblemente se prolongará más allá del final de la actual edición—, y, aun así, el conjunto de los trabajos presentados dibuja, sin pretenderlo, ciertas temáticas y líneas discursivas que resultan especialmente significativas para pensar el momento presente y anticipar cuestiones que seguirán siendo relevantes en un futuro cercano.

Ficheros